Reflexión crochetera: las 5 cosas que menos me gustan del tejido

Descargá esta entrada en PDF Descargá esta entrada en PDF!
Download PDF

Sabemos que el tejido tiene muchísimos beneficios, sin embargo pocas veces nos ponemos a pensar en cuáles son las cosas que menos nos gustan del mismo. Esta reflexión llegó justo en el momento en que lidiaba con una costura, así que con aguja lanera en mano, mientras cosía, decidí hacer un ranking de las cosas que menos me gustaban al momento de tomar la aguja:

1-Destejer. A qué tejedora le gusta destejer? Ya sea porque nos equivocamos en algún punto o porque nuestro trabajo no está quedando como queremos. En este punto me voy a detener un momento porque quiero diferenciar 3 tipos de tejedoras según la actitud que toma frente a estos problemas: primero, tenemos la tejedora que hace “hace la vista gorda” y a la que nunca se le ocurriría desandar el tejido, simplemente sigue tejiendo y cuenta con que nadie notará el error; en el otro extremo, tenemos a la tejedora que está tejiendo la vuelta 50 y se da cuenta de que en la vuelta 10 cometió un error, y es capaz de destejer 40 vueltas para corregirlo porque sino no podrá dejar de pensar en él; por último tenemos a la tejedora que está en una posición intermedia, es la tejedora que “arregla todo”, es decir, no quiere destejer, pero tampoco puede dejar el error a la vista. Es la típica tejedora que agrega puños, botones, flecos y costuras para subsanar los errores. Qué tipo de tejedoras son ustedes?
2-Costuras. No lo voy a negar, detesto coser. No porque me resulte difícil o no sepa hacerlo, sino porque simplemente me resulta fastidioso sentir que he terminado un trabajo y después tener que dedicar tiempo a unir las partes del mismo. Es por eso que siempre intento elegir trabajos que se tejan en una pieza o en los que uno vaya uniendo las partes a medida que las va tejiendo.
3-Ocultar las hebras. Me pasa lo mismo que con las costuras. Hay algo más aburrido que haber terminado de tejer y tener que tomar aguja lanera y tijera y ponerse a ocultar un montón de hebras? Sobre todo cuando hay muchos colores. Y ni hablar cuando estamos reciclando lanas y nos damos con millones de nuditos cada 2 vueltas.
4-Cambiar de color. Los trabajos tejidos con varios colores me encantan, ya sean rayas, lunares o motivos. Sin embargo, cuando tejemos empleando varios colores y no queremos cortar la hebra, estos cambios de color pueden ser un poco incómodos, ya sea porque tenemos que tejer ocultando la hebra del color que no estamos usando, o porque tenemos tantos ovillos que si no tomamos la precaución de separarlos adecuadamente, después de un par de vueltas tenemos un enriedo de lanas terrible. Y si decidimos cortar las hebras con cada cambio de color para evitar ese problema, entonces tendremos un montón de hebras para ocultar. En definitiva habrá que decidir qué nos gusta menos: desenredar u ocultar hebras.
5-Tejer con medidas. Ultimamente he publicado varias tablas de medidas, esto está relacionado principalmente con el punto 1, no me gusta destejer y por eso trato de que mis trabajo tengan las medidas más exactas posibles. Hay trabajos que sí o sí requieren que nos guiemos con tablas de medidas para tener una referencia. Sin embargo, hay veces en los que uno se quiere sentir “libre” y poder tejer sin pensar, simplemente disfrutar el momento. Para ello, nada mejor que las bufandas, los chales o los motivos. Trabajos en los que nuestra única preocupación es avanzar, sin tener que tener la cinta métrica a mano.
Estas son las 5 cosas que menos me gustan del tejido, aunque quizás debería agregar una sexta: desenredar lanas y ovillarlas.
Me gustaría saber si coinciden conmigo. Espero sus comentarios.
Saludos
Soledad
This entry was posted in Gorros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *